domingo, 21 de septiembre de 2014

Garganta de los montes, Canencia, majada y Valle de Lozolla.

Con algo de demora y después de un largo periodo de paro, recuerdo esta ruta, un bonito y y buen día. Cuando la rodamos ya sabia que estaría un tiempo sin poder practicar mtb, ahora intento recordar, y retomando qué es esto del mtb en principio podemos decir que es algo fenomenal; puedo decir que lo mas importante de una ruta sigue siendo la compañía, la de tus amigos y compañeros, que hace grande y bello cada momento y cada jornada. El recorrido importa, pero sin compartirlo no sería igual.



Ruta muy completa con un poco de todo: serrana, el objetivo de tocar y rodar en nieve  se ha conseguido, respondió a las expectativas y una vez más fuimos un grupo muy bueno, como cada domingo; una suerte el buen rollo y ambiente que tenemos en ruta, aún más siendo tantos. El paisaje espectacular, el recorrido increíble, el día inmejorable, y bla bla bla.










Empezamos algo tarde por no se qué avería en el transporte, como 30 minutos, Nada más empezar, el track empieza a 1 Km. de donde estamos y elegimos el camino equivocado, aunque por los carteles y el mapa parecía ser el rumbo correcto, y nos desviamos por una dehesa (preciosa, por cierto), para enlazar por la pista elegida; aun así la subida a garganta de los montes salió del track endureciéndola un poco.





Poco después de pasar Canencia empieza la subida por una pista forestal. En mi caso elijo subir por pista, sé que es dura y que al final se paga (algunos lo saben bien), quiero reservar y no lastrar, me acompañan en esta propuesta Alaiz y Álvaro, la subida por el puerto, con la fresca y sin coches ha sido cómoda y bonita, una delicia, fuimos cómodos, disfrutando del recorrido creídos que al llegar al área recreativa tendríamos que esperar... no fue así, fuimos esperados. Este grupo está fuerte.







Llega la segunda variante del día, elegimos el cómodo GR, ese día plagado de senderistas, para llegar a la Majada y quitarnos algún Km. de los que antes rodamos de más. Me alegra que se considerase esta alternativa o variante sobre el track, la del recorrido original con más altitud y dificultad habría sido una demora en tiempo que ya no podíamos darnos.






Así que llegando al alto de Canencia, y previo unas cuantas caídas por nieve y hielo sin consecuencia, llegamos a la Majada (aquí la foto de grupo). Alguna “petada” espectacular hemos vivido que han defendido con pundonor. Esperas, compañerismo y colaboración no faltó en cada momento.



Durante el recorrido me habría gustado hacer más fotos, muchas más, el día y el recorrido no tenía desperdicio pero si me voy parando me quedo solo. Muchas son las fotos que he dejado de hacer y muchos los lugares que no voy a detallar para no extender aún mas, solo decir que el valle de Lozoya es espectacular.



Quizás podríamos llamarle la ruta del agua (con el deshielo los ríos eran torrenciales y salían arroyos y cuencas de agua por todas partes). Perdí la cuenta de la cantidad de vadeos que hoy hemos pasado. 

Superamos los 1000 metros de desnivel y 54 Km. de recorrido. El objetivo de pisar nieve cumplido, un gran día y por supuesto felicitar a David por la propuesta.



Solo resta tomar las reponedoras cervezas, con manjares y con torreznos (menos de los deseados).


Algunos pensaron que esta ruta se podía hacer en 4 horas, otros que se podía hacer disfrutando más del entorno recorrido, porque para eso se han desplazado en coche, para disfrutar de la ruta. 


IN MY OPINION, lo que cuenta es la propuesta de quien lo organiza, David, que lo cuadró en 5 horas, y así fue, para que sea asequible a un amplio grupo  de compañeros,  y aun siendo muchos los parajes pintorescos y bucólicos que ves fugazmente y que merecen un pausado disfrute, no hay nada perfecto, hay que elegir. Fuimos tranquilos y disfrutando del recorrido, con fotos, bromas, risas y buen ambiente, sin fatigarnos y sin perder detalle.






comentario de Juanito / debutante
Yo personalmente me lo pasé de cine, era la primera vez que hacía una ruta por la sierra y la experiencia hizo merecer la pena el madrugón que nos dimos y la paliza de bici. Además, siendo la primera vez también que iba con la mayoría de gente me sentí muy cómodo.
Pero lo que más me gustó de la ruta fue el espíritu de grupo, ya que independientemente del nivel de cada uno siempre vi que la gente no iba a su bola, sino mirando a los demás por si necesitaban algún tipo de ayuda.
Desde luego, esta ha sido la primera de muchas Rutas Pitufas para mí.


cometario de David Vazquez / promotor
Una vez más, de vuelta a una de las zonas que más me gusta de la sierra, el valle del Lozoya.

En este caso, el tiempo nos ha dado una tregua que nos ha venido de miedo para esta aventura de hoy.

 El recorrido reunía un poco de mis andanzas anteriores por la zona más una ayuda extra de Jesús para poder coger la Majada del Cojo de bajada y no de subida como lo había realizado yo anteriormente.
 Pongo como moderado aunque hay tamos y subidas que perfectamente podrían hacer que habláramos de otro color de ruta aunque quizás realizada en otra época del año con más rodaje quizás fuera más llevadero.

Tuvimos de todo, subidas y más subidas, llaneo, nieve, bajadas de vértigo y todo ello con las maravillosas vistas que nos ofrece esta parte de la sierra Madrileña. Los pueblos por los que pasamos fueron Garganta de los Montes ...Canencia ; Alameda del Valle , Pinilla del Valle y Lozoya .
Gracias a todos los asistentes por ayudarme a pasar esta mañana tan espectacular .



el track y enlaces.






sábado, 12 de julio de 2014

Cañón del río Guadalix, Embalse de Pedrezuela y Dehesa de Moncalvillo.

La ruta por el Cañón del río Guadalix es un recorrido por parte de las construcciones hidrológicas encargadas de recoger y canalizar el agua que consumimos en Madrid. Y en concreto en este lugar destaca el Azud del Mesto, embalse inaugurado en 1905, hoy en desuso y cuya función era derivar agua desde el río Guadalix al canal primitivo de abastecimiento a Madrid o Canal Bajo a través de un canal construido simultáneamente (Canal del Guadalix).


Azud del Mesto
Había oído hablar mucho de esta ruta y ciertamente le tenía ganas, así que en cuanto vi la propuesta de Sergio para este domingo no me lo pensé mucho. La del cañón del Guadalix no es una ruta difícil. Sin embargo, no se sí es que me estoy haciendo mayor o que estoy algo desentrenado (o las dos cosas) pero una vez más me vi casi todo el recorrido a la cola del pelotón.

Foto de grupo en embalse de Pedrezuela
El caso es que a eso de las nueve y cuarto salimos Sergio, Juanma "Poyis", Nagai (vecino de Sergio), Emilio y yo. Abandonamos el punto de quedada y nos internamos en un estrecho sendero paralelo al río Guadalix que nos lleva en un pispás hacia la senda que bordea el desfiladero del mismo río. Estos chicos empiezan fuerte y eso provoca que, con las primeras rampas, nos pasemos el desvío que nos llevaría hacia la Cascada del Hervidero y que yo me empiece a quedar atrás. No pasa nada, tras algo más de un km de subida el grupo me espera y comenzamos a rodar por el tramo más bonito de esta ruta.

La senda que circula por el desfiladero del Guadalix no se parece a otras como la del río Lobos o la del Riaza, que van todo el rato por abajo, junto al curso del agua. Aquí, tras el corto tramo de subida, el sendero circula por arriba, a media altura del cañón lo que le da una perspectiva especial. Las vistas son geniales mires hacia adelante, hacia atrás o para abajo. Mientras, arriba, un cielo azul impecable nos avisa de que el fresco mañanero que ahora disfrutamos pronto pasará... Pero eso será luego. Ahora nos dejamos llevar por la euforia y sin mucha pausa recorremos los escasos 5-6 km que tiene este tramo. Enseguida llegamos a una bifurcación cuyo lado izquierdo nos llevará, según la información que llevábamos, a la presa conocida como el Azud del Mesto. 

Recorremos ese corto tramo y nos encontramos que sólo podemos ver la construcción a distancia ya que han puesto una puerta metálica para evitar el paso de tanto curioso, así que tras la rápida visita damos media vuelta y retomamos el camino en la anterior bifurcación. Tras un duro pero corto repecho abandonamos definitivamente la senda del cañón y cogemos un tramo de carretera que nos deja en Pedrezuela. Atravesamos el pueblo y tras otro corto tramo mixto “asfalto-pista-asfalto”, llegamos hasta la presa del mismo nombre, lugar que aprovechamos para hacer la foto de grupo.

Embalse de Pedrezuela
A partir de aquí entramos en una zona de carretera de servicio algo rota en algunos tramos perteneciente al Canal Alto de Isabel II, con muy poco o nada de tráfico. Empieza a hacer mucho calor y la vegetación predominante de la zona, sobre todo encinas, no alcanza la altura suficiente como para proporcionarnos un poco de sombra. El desnivel es cambiante y aunque encontramos algún que otro repecho la tendencia es de bajada por lo que es un tramo que se me pasa con bastante rapidez.
Enseguida llegamos a la Urbanización Montenebro aunque no llegamos a entrar y poco después abandonamos la carretera y entramos en un sendero que nos lleva a atravesar por el acueducto de Zegri, perteneciente al Canal del Vellón, uno de los muchos que suministra agua a Madrid.

Acueducto de Zegri

La construcción, con sus 126 metros de largo, sus 21 de alto y sus ocho ojos es de las más significativas del Canal de Isabel II. Tras otro corto tramo de sendero enlazamos de nuevo carretera y poco después nos adentramos en la Dehesa de Moncalvillo, donde con suerte podremos observar entre sus masas de encina y enebros, rebaños de ganado vacuno y de caballos asilvestrados que bajan a pastar en los rastrojos aledaños. Este paraje da para un recorrido ciclista entero por si solo pero como no hemos venido para eso, lo atravesamos rápidamente y llegamos por asfalto y en bajada, de nuevo junto al curso del rio Guadalix.
Como hasta este punto la longitud de la ruta se queda con sus 28 km un poco corta, decidimos alargarla un poco añadiendo algún tramo de la prueba  12/24 que en alguna ocasión se ha celebrado en este entorno. Por desgracia no me di cuenta a tiempo de lo mal que iba de fuerzas y los dos duros repechos que nos encontramos en el añadido se me atragantaron de verdad, tanto que no me dejaron disfrutar de los bonitos senderos que los acompañaban. El caso es que tras la propina de 10 km que supuso este tramo nos plantamos de nuevo en nuestro punto de origen y como todavía queda tiempo decidimos poner remedio al despiste de comienzo de ruta y buscar la entrada a la Cascada del Hervidero que nos pasamos por la mañana.

Cascada del Hervidero
La verdad es que yo iba ya muy justo de fuerzas y a punto estuve de no ir pero me daba rabia haber ido hasta allí y no completar todo el recorrido así que al final me decidí. Y la verdad es que no me arrepentí.


Después del esfuerzo y del calor que hace ya rato aprieta de lo lindo terminar la ruta aquí es la mejor idea que podíamos haber tenido ya que tras un corto tramo de pista muy fácil tenemos que dejar las bicis y bajar por unas escaleras esculpidas en la roca y algo resbaladizas.
Escaleras de bajada a la cascada

Lo que descubrimos es una gran y refrescante poza formada por la fuerza del agua de la cascada y rodeada de árboles de ribera cuya sombra acrecienta la agradable sensación de frescor del agua. Como seguimos sin tener prisa nos demoramos unos diez minutos en este lugar y aprovechamos para refrescarnos y hacer algunas fotos.

Tras la agradable visita nos ponemos de nuevo en marcha y, ahora ya si, llegamos al polígono donde tenemos aparcados los coches para dar fin a esta interesante ruta, por desgracia ya sin tiempo para opcional. Otra vez será!!




Perfil y datos de la ruta:




jueves, 3 de julio de 2014

NOCTURNA A TOLEDO




Viernes 13 de junio de 2014

     Para esta ocasión Madrile nos propone la primera ruta nocturna de la temporada que saliendo desde Griñón y aprovechando la luna llena nos llevará hasta la ciudad monumental de Toledo.

     

     Curiosamente casi hasta ese mismo día ninguno de los asistentes nos percatamos de que España debuta en el mundial y juega su primer partido contra Holanda, pero como ya nos habíamos comprometido con David,  no era cuestión de dar marcha atrás.


     Quedamos a las 19:00 horas en Griñón, momento en el que empieza a llover a  cántaros,  además el cielo está encapotado, por lo que dudamos en cuanto a realizar la ruta o irnos a casa a ver el partido.

      Al final comenzamos a rodar a las 19:11 horas bajo la lluvia, aunque afortunadamente remite pronto, pero para entonces ya ha dejado numerosos charcos en el camino.

      Atravesamos el monte de Batres, y nos dirigimos hacia Carranque, dejando a nuestra izquierda el entorno natural del Parque Arqueológico de Carranque, el cual atesora los restos de una Villa Romana, construida en la segunda mitad del siglo IV d.C.

   Continuamos por la Vereda de la Calzadilla, siempre paralelos al curso del rio Guadarrama que dejamos a nuestra izquierda.

   Pasamos por varias urbanizaciones y continuamos por la vereda hasta que nos encontramos con un arroyo que lleva bastante agua y que tenemos que cruzar. (Por suerte Madrile había explorado la ruta previamente y sabía dónde se encontraba el punto de paso).

     Continuamos rodando y cerca del kilómetro 27 tenemos que poner pie a tierra porque ha desaparecido el camino y nos encontramos ante un campo arado que tenemos que sortear para enlazar de nuevo con la Vereda de la Calzadilla.

     Hasta este punto el perfil de la ruta pica hacia abajo, con lo que se rueda a buen ritmo, pero a partir del kilómetro 40 y hasta el kilómetro 51 donde se encuentra la localidad de Bargas el perfil cambia y nos encontramos con una subida tendida  del 5 % de desnivel.







     Ya en el pueblo de Bargas empieza a oscurecer, por lo que encendemos los focos.












    

     Desde ahí bajamos hasta Toledo a buen ritmo por unas trialeras bastante divertidas hasta que llegamos a los depósitos de agua de Buenavista desde donde tenemos unas vistas impresionantes de Toledo, bajo la luz de la luna.





      Ya una vez en Toledo aprovechamos que vamos bien de tiempo para hacer una visita turística.

     Subimos por la Ermita del Cristo de la Vega donde ya encontramos porcentajes de más del 9 % de desnivel y llegamos hasta la Puerta del Cambrón donde nos hacemos foto de grupo.

FOTO DE GRUPO

(EVEBIKE, MADRILE, JUANITO)


     La Puerta del Cambrón es una entrada de origen musulmán situada en el oeste de la ciudad de Toledo. Su nombre deriva de las plantas espinosas, cambroneras, que crecían en este lugar.

     Seguimos avanzando y atravesamos la Puerta de la Muralla adentrándonos en el casco viejo.

     Subimos por la calle Real del Arrabal y en algunos puntos superamos el  10% de desnivel, hasta llegar a la la Plaza Zocodover, centro neurálgico de la ciudad.

    Volvemos por la Puerta de Bisagra, dejando el Parque de la Vega a nuestra derecha, hasta la Ronda de Buenavista, donde nos esperan las MDR, para disfrutar de unas merecidas cervecitas.





      En definitiva una gran ruta en la que hemos tenido de todo, un chaparrón al comienzo, pista recién regadita, charcos con mucho barro y sobre todo diversión con la mejor de las compañías y buena noche de mtb. Y como no, una buena cenita.

     Agradecer a las MDR que fueron a recogernos.


Algunos datos estadísticos:

  • Distancia total: 68.3 km
  • Desnivel de subida acumulado: 617.14 m
  • Altura máxima: 687 m
  • Tiempo total: 04:06:38 h
  • Tiempo en movimiento: 03:39:56 h
  • Velocidad media total: 17 Km/h
  • Velocidad media en movimiento: 19  Km/h 





Nos vemos en la próxima.